Microcuentos

Si tienes un micro cuento que compartir nos lo puedes enviar a yomca@yomca,es

Indícanos el nombre o pseudónimo que quieres que aparezca y tu historia en el cuerpo del email o fichero aparte

(Entre 50 y 200 palabras)

El Ángel de la Guarda

Miguel Ángel

Mientras un sudor frío se apoderaba de su ser, la típica frase retumbó en su mente -Esto no me puede estar pasando-. A su alrededor nadie reparaba en su aterrado semblante, atentos como estaban a la pantalla de sus respectivos terminales; con la sonrisa en la boca unos, muy concentrados otros y ajenos a la desdicha que la embargaba, todos. Ella esperaba un milagro al tiempo que sus neuronas rebuscaban frenéticamente en los recuerdos de las últimas horas intentando encontrar una pista que le indicara en qué momento había comenzado su infortunio sin que fuese consciente de ello. De repente, atravesando la puerta del  bar -al que acudía regularmente con sus amigas- apareció aquella familiar silueta en la que solamente ella reparó. Una sonrisa enorme mutó su turbado rostro y una especie de agradable descarga eléctrica recorrió todo su cuerpo liberándola de toda la tensión acumulada. Era el efecto que, desde que recordaba, le producía la presencia de su querido papá, especialmente cuando la libraba de algún pesar. Como en esta ocasión, en la que no había dudado ni un momento en desplazarse hasta allí para entregarle el móvil que ella había olvidado.

Reencuentro

M.A. Villalba

Cierro la puerta tras de mí dando por finalizado el deseado viaje de verano en el que me reencuentro con ella año tras año. Queda lejano en el recuerdo el inicio de la ansiada evasión, aunque sólo ha transcurrido una semana. Porque un año más, y van… muchos, hemos conseguido dilatar el tiempo disfrutando cada hora, cada minuto, cada momento. De testigo siempre un lugar diferente que descubrir juntos como descubríamos la vida cuando éramos jóvenes.

Es hora de volver a la rutina, de que el tiempo se acelere empujado por el día a día, alejándonos, automatizándonos.

Cierro la puerta tras de mí y ella ya está empezando a deshacer las maletas.

Las zapatillas

Miguel Ángel

(Mención especial o segundo puesto en concurso de Microrrelatos de Signo Editores Literatura - Abril 2019)

 

Seis meses habían transcurrido desde aquel día en que se levantó decidido a rebelarse por segunda vez en su vida. Esa vez no robó ni exigió dinero, se lo pidió por favor a sus padres. No fue al «trapicheo» sino a una tienda de su barrio a comprarse unas zapatillas de deporte. Y salió a correr, a sudar su pasado. Ningún poderoso narco iba a seguir incrementando lujos a costa de su anterior y errónea rebeldía. Fue consciente que sufriría durante la mutación del bienestar artificial, facilón y con trampa hacia  el bienestar forjado por él mismo. Ahora recordaba con orgullo su determinación mientras miraba, desde el mostrador que ahora atendía, aquellas decenas de zapatillas que confiaba pudiesen cambiar la vida de otros como él.